El emulsionante: ingrediente imprescindible en la preparación de tus cremas

emulsionante natural para hacer cremas
¿Qué vas a encontrar en esta entrada?

¿Qué sabes acerca del emulsionante? En este mundo de la fabricación casera de tus propios cosméticos, no solo obtienes productos con calidad y características personalizados a precios asequibles (unos 5 € de media para 100 gr), sino que además recibes todos los beneficios del DIY «hazlo tú mismo»: te relaja, te distrae, aumenta tu autoestima, mejora tu movilidad y combates la ansiedad. 

Muchas de las personas que se inician en el mundo de la fabricación de cremas caseras comienzan utilizando cremas base a las cuales van añadiendo los principios activos según la receta que desean obtener. Pero, cuando ya te has iniciado y te decides a probar la creación de tu propia crema desde el comienzo, entonces experimentas como se unen los aceites e hidrolatos elegidos por ti mismo siguiendo tus propias necesidades, hasta que obtienes una crema blanca y brillante… ¡el resultado es tan satisfactorio que ya no hay vuelta atrás!

¡Qué ganas de ponernos a formular! Sobre todo pensando en los detalles originales y personalizados que podemos fabricar: una crema facial antiarrugas para mamá, una leche corporal nutritiva para la abuela, un serum post afeitado para tu chico o una mascarilla capilar para tu hermana… Todos estos productos cosméticos son lo que llamamos «emulsiones».

Técnicamente, ¿qué son las emulsiones?

Una emulsión es una mezcla homogénea de dos líquidos no miscibles entre ellos, es decir, dos componentes que en principio no se mezclan:

AGUA (fase acuosa) + ACEITE (fase oleosa) → es una mezcla dónde los componentes no se unen

Para poder mantener juntas la fase acuosa y la fase oleosa durante un período de tiempo prolongado y evitar la separación de las mismas, tendremos que añadir el ingrediente imprescindible: un emulsionante (o emulgente). Así es como obtenemos la emulsión.

FASE ACUOSA + FASE OLEOSA + EMULSIONANTE → Emulsión

¿Qué son los emulsionantes?

Los emulsionantes son moléculas compuestas por un elemento estructural polar hidrófilo (atraída por el agua) y un elemento estructural apolar lipófilo (atraído por el aceite). Es decir que los emulsionantes son moléculas de tipo anfifilico y tienen afinidad con ambas fases.
Dependiendo de la naturaleza del emulsionante, que se mide según el valor HLB, se pueden llegar a obtener varios tipos de emulsiones que podemos resumir en 2 grupos:

Emulsión Oil/Water – Aceite/Agua

En este tipo de emulsión el agua es el componente mayoritario, por lo tanto, el resultado se caracteriza por texturas ligeras, fluidez y buena penetración en la piel. Las emulsiones O/W representan un 80% de las cremas del mercado: cremas de día, leches corporales, leches desmaquillantes, etc.

Emulsión Water/Oil – Agua/aceite

En este tipo de emulsión el carácter fundamental viene determinado por el aceite, es decir, la fase acuosa queda dispersa en la fase oleosa. Nos permite obtener texturas grasientas, nutritivas y muy protectoras. Es la famosa «crema de noche» o cold cream.

En conclusión, a la hora de elegir el emulsionante para la fabricación de tu propia emulsión, lo que tenemos que tener en cuenta básicamente es la finalidad y las características principales que deseamos para nuestra fórmula, así la calidad del resultado estarán 100% bajo tu control.

¡Mucho éxito con tus potingues!

Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin

¿Te has quedado con ganas de más Recetas y
Consejos de cosmética natural?
Suscríbete a la newsletter 

Comparto contigo consejos, información, guías y recetas exclusivas para tomar conciencia de tu piel e implementar hábitos saludables.

Y para entrar en boca, te ofrezco las 2 primeras recetas descargables + un póster con 10 plantas beneficiosas para piel y cabello.

Prometemos no enviar spam ni contenido que no sea de valor ;)